El sentido común, ¿de verdad es el menos común?

Todos, alguna vez, hemos escuchado esta expresión. Entre otras cosas, nos habla de la importancia que tiene el sentido común para afrontar muchas situaciones que se nos presentan en la vida. Sin embargo, tal y como la frase nos lo indica, pareciera que el sentido común es una cualidad que no se encuentra con la frecuencia que debería. ¿Sabes si eres capaz de utilizar tu sentido común? ¿Alguna vez te lo has preguntado? Vamos a hablar un poco de estas y otras interrogantes relacionadas con esta cualidad tan importante en la vida diaria.

¿Qué es el sentido común?

Actuando como hábiles cerrajeros, vamos a abrir el significado del sentido común. Y es que, como ya dijimos, muchos hemos oído hablar de él, pero existe la posibilidad de que no sepamos con claridad de qué se trata. Esta es una idea un poco complicada de describir, y que ha tratado de ser definida por gran cantidad de pensadores a lo largo de la historia. De alguna forma, hoy en día e ha llegado al consenso de que es una especie de acuerdo tácito al que llegamos como grupo de personas sobre un tema determinado. Este acuerdo implica ciertas normas que, como es fácil de deducir, inciden directamente en la calidad de la convivencia y las relaciones.

¿Qué tiene que ver con la experiencia?

Muchos concuerdan con que el sentido común no es algo que se pueda aprender desde la inmediatez. El desarrollo de esta cualidad depende casi en su totalidad de la experiencia que cada individuo desarrolla y cómo va respondiendo en cada momento de su vida a las situaciones que se le presentan. Estas situaciones, por lo general,  ponen al individuo en la necesidad de tomar decisiones. Muchas veces acertadas, otras equivocadas. Pero, de la suma de todos estos procesos es que, finalmente, la persona va acumulando un bagaje que le permite desarrollar el sentido común.

¿De verdad es tan poco común?

Es difícil determinar a ciencia cierta si ciertamente el sentido común no es algo que se pueda encontrar con frecuencia en las personas. Cada quien entiende a su manera las experiencias por las que pasa y puede procesarlas de modo muy distinto a los demás, sin contar con el hecho de que, una misma persona, en diferentes momentos de su vida, puede variar en la forma como responde a las diferentes situaciones, producto, como deberíamos suponer de la experiencia. Es, pues, un asunto relativo a cada quien.

                No sabemos si de verdad el sentido común es tan poco común o si cada quien lo aplica como quiere. Lo cierto es que todos debemos tener en cuenta de que esta clase de nociones de acuerdo colectivo impactan de forma directa en nuestra vida personal y en la forma como nos relacionamos como los demás. La conciencia y la empatía con el otro debería ser una norma en un mundo cada vez más hostil y problemático, es por eso que la mejor recomendación sería, sin duda, acumular experiencia y confiar en el criterio propio para la toma de decisiones.

error: Content is protected !!